ENTREGA DEL ESCAPULARIO A SAN SIMÓN STOCK

- Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Uno de los testimonios más evidentes de la trascendencia de la escultura en el arte castellano del barroco fue el emplazamiento de relieves monumentales en el centro de varios retablos.

Este fue el caso del relieve que representa la entrega del escapulario a San Simón Stock, en el retablo mayor del desaparecido convento de los Carmelitas Calzados en Valladolid. El santo cuyo nacimiento se sitúa en Kent (Inglaterra) hacia el año 1175, sexto general de la orden, se convirtió en todo un símbolo para la misma, al propagarse la tradición que admitía la entrega de la Virgen, en una aparición milagrosa, del escapulario que llevaba asociado el privilegio de la salvación a quienes murieran con él.

El abundante acompañamiento de ángeles, incluidos los dos añadidos posteriormente bajo el grupo de los músicos, confirma la concesión del privilegio como una noticia venturosa.

Si bien la autoría de la obra se atribuido a Gregorio Fernández, es muy probable que en la ejecución de esta talla participase el escultor Andrés Solanes, que aunque tuvo desde joven su propio taller, nunca se apartó de la cercanía a Fernández.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de privacidad.

  Acepto las cookies de este sitio web.
EU Cookie Directive Module Information